Shop Mobile More Submit  Join Login
×

:iconshinywings1: More from ShinyWings1


Featured in Collections

Fan Fics by Fioleexever


More from DeviantArt



Details

Submitted on
July 8, 2013
Submitted with
Sta.sh Writer
Link
Thumb

Stats

Views
4,464 (6 today)
Favourites
8 (who?)
Comments
22
×

Capítulo 9: El vestido morado


Sé que estás ahí, puedo ver tu luz desde aquí", pensó ella, acelerando. Vio la luz moverse y supo entonces que no lo alcanzaría. Se mordió el labio inferior tan fuerte que pensó que lo haría sangrar mientras trataba de correr aún más rápido si podía.

Llegó allí justo cuando él daba un paso fuera de su punto de encuentro.

-¡Espera!- le gritó, jadeando. Flame Prince dio un respingo al oír su voz y se volvió hacia ella.

-¿Jack?

-¡Flame! ¡Qué... qué alegría verte!- jadeando, apoyó las manos en las rodillas y bajó la cabeza, tratando de recuperar el aliento.

-Jack, ¿qué... qué haces aquí? Hoy... no es día par- apuntó él, soprendido a la par que agradecido de que estuviera allí.

-Lo sé... pero...- tragó saliva e inspiró hondo, cogiendo oxígeno para normalizar sus agitados latidos por culpa de la carrera- Te echaba de menos- Alzó la cabeza para mirarlo y la sonrisa que vino a continuación encendió en un tono rojo cereza al heredero del Reino de Fuego.

Él no supo qué responder exactamente. Estaba ruborizado completamente y muy quieto, sin acertar a decir una palabra.

-¿M-me...?- pudo murmurar, en shock.

-Sí.- sonrió ella, aproximándose donde estaba su amigo.

-A-ah...-se pasó una mano por la nuca, nervioso-  B-bueno, yo... e-esto... uhm...- balbuceó, intentando unir dos palabras con sentido.

Ella se tumbó en el suelo de improvisto cuan larga era, respirando agitadamente.

-Pensaba que no te alcanzaría.

Él se sentó a su lado, aún sin poder mediar sonido coherente.

-P-pero h-hoy n-no...- ella sonrió con calidez.

-Lo sé, pero tenía ganas de verte y pensé que estarías aquí. Bueno, era más bien una corazonada, pero me alegro de haber acertado.

-Y-yo también...- su rubor se intensificó cuando dijo aquello en apenas un susurro.

-He visto una estrella fugaz, Flame. Son muy hermosas.

-¿De veras?- consiguió relajarse un poco gracias a su cambio de tema.

-Sí, incluso he pedido un deseo; Gumball dice que no se ven a menudo y-

-¿"Gumball dice"?- la interrumpió- ¿Él también estaba?- algo en su interior se removió furiosamente al oír aquel nombre.

-Estaba conmigo, sí.- Flame se puso tenso.- ¿Ocurre algo?- preguntó ella inocentemente.

-¿Has estado con él esta noche?- el tono de su voz puso nerviosa a Jack, quien se incorporó hasta sentarse en el suelo.

-Toda la mañana, ¿por qué?- FP sintió una punzada de frustración en el estómago.

-¿Toda la mañana? ¿No tenías entrenamiento con tu tía?- había rabia en su voz y por la expresión de su cara Jack supo que había metido la pata hasta el fondo al mencionar al Príncipe de chicle.

-Es una larga historia, hoy era día de secuestro y lo he llevado a su Reino.

-Y luego habéis pasado todo el día juntos.- Hizo hincapié en la palabra "juntos".

-Ajá. Me ha estado enseñando el Reino de los Dulces y, oh, he hecho nevar.- añadió, con una sonrisa triunfal. La expresión sombría de su rostro de fuego no desapareció.

"Ya es demasiado tarde, Flame." Había dicho ella en su cabeza mientras se abrazaba al hombre de chicle. "Era sólo una alucinación, sólo eso pero, si es así, ¿por qué me siento tan insignificante?"

-Enhorabuena.- dijo, seco, mientras se ponía en pie.

-Flame, ¿dónde vas?- se levantó y lo retuvo por el antebrazo con suavidad.

-A casa.

-¿Qué? ¿Por qué?- trató de mirarlo a los ojos pero él esquivó su mirada.

-No es asunto tuyo.

-A mí me lo parece cuando me estás dejando aquí plantada. ¿Qué ocurre, Flame? ¿He dicho algo malo? ¿Te ha molestado algo que he hecho?- preguntó, esperanzada.

-No.

-¿Entonces qué diablos pasa? No lo entiendo.

-Lo que pasa es que por culpa de ese hombre de chicle he estado encerrado en una lámpara de cristal por años.- se volvió hacia ella y le cogió la muñeca con fuerza, enrabiado.- Eso es lo que pasa.

-Me haces daño.- murmuró ella.

-Odio a ese tipo, Jack. No sé cómo puede caerte bien y menos cómo puedes pasar un día entero con él.- la mirada en sus ojos ambarinos la taladraba y se sintió morir en cuanto la presión en su muñeca aumentó.

-Flame, me haces daño.- dijo, un poco más alto.

-No quiero que vuelvas a verlo, Jack.- Le espetó sin pensar; Aquello la impactó de lleno.

-ME HACES DAÑO, FLAME. Suéltame.- se libró de su agarre con brusquedad.- ¿Cómo que "no quiero que vuelvas a verlo"? ¿Quién te has creído que eres para prohibirme ver a alguien? Eres mi amigo, Flame, no mi tía. Yo decido con quién paso mi tiempo, si no te importa.- apostilló, furiosa.- Además, no tienes derecho a decirme qué debo hacer. Siento si él te disgusta pero no voy a dejar de verlo porque tengáis vuestras diferencias. Es mi amigo.

-Lo dudo mucho.- rió con sorna.

-¿Qué insinúas?

-Que quieres salir con él.

-Te estás portando como un cretino.- agregó, dolida- He venido a verte porque he querido, ahora estoy empezando a arrepentirme.- para él fue como un puñetazo en la boca del estómago.

-¡Entonces márchate!- le gritó, encendido.

-No me grites; Asume de una vez que no eres la única persona en mi vida. Cuanto antes lo hagas antes te darás cuenta de lo posesivo que estás siendo conmigo; Apuesto a que no sabías lo difícil que es para mí pasar las noches en vela contigo cuando por la mañana acabo agotada física y mentalmente. Supone un esfuerzo mayor cada noche recorrer el camino de ida y vuelta una y otra vez para hacerte compañía.

-¡¿A qué esperas para irte?! ¡Si tanto esfuerzo supone, lárgate de una vez!

-Hazte la idea de que ser mi amigo significa verme hacer mi vida también. ¡Maldita sea, Flame, ¿por qué tienes que hacerme sentir mal cada vez que menciono algún tema que no te gusta?! ¡Ni siquiera sabía lo de Gumball! ¡No puedes culparme por querer tener una vida! ¡No soy perfecta!

-¡Nunca he querido hacerte sentir mal!- estalló él- ¡No te culpo por querer tener una vida! ¡Ojalá yo tuviera esa oportunidad! ¡Pero metí la pata con Fionna y ahora sólo me quedas tú! ¡No tengo a nadie más a mi lado, Jack! ¡Sólo... no quiero que te alejes de mí por culpa de ése estúpido chicloso!- Ella se ruborizó- Eres perfecta, Jack... te envidio.- susurró en un hilo de voz. Cayó sobre sus rodillas, agotado.

Jack se mordió el labio inferior y corrió a abrazarlo. Derrapó en el suelo, pelándose las rodillas y lo abrazó con fuerza, para sorpresa de su amigo.

-Idiota.- rió ella amargamente.- ¿A quién diablos se le ocurre envidiarme a mí?

-Lo siento. Lamento haberte dicho todas esas cosas, no las pensé.- apretó los puños.

-Ya me he dado cuenta de que no sueles pensar lo que haces.- se separó de él y lo golpeó suavemente en el hombro.- Inténtalo la próxima vez. Pensar lo que dices, me refiero.

-¿Ya está? ¿No vas a gritarme que he sido un imbécil y que me he portado fatal contigo?- inquirió FP, asombrado.

-¿Por qué iba a hacerlo? Ya te has disculpado, no voy a atormentarte.- se encogió de hombros.

-Perdonas demasiado deprisa, Jack.

-Cuando vives con una mujer que cada dos por tres hace algo raro y tú tienes que disculparte por ella, aprendes a hacerlo.- le sonrió con calidez.- De todos modos, será mejor que me vaya a casa, mañana me espera una jornada dura.- Se puso en pie y le revolvió con cariño el pelo de fuego.- Piensa en lo que te he dicho sobre reflexionar lo que dices, te vendrá bien. A propósito...

-Jack- intentó replicar él.

-Escúchame. Mañana no... no voy a venir mañana por la noche.

-¿Es por lo que he dicho?- se sintió morir al oírla.

-En parte; Discúlpame por ser tan brusca pero...creo que ambos necesitamos un día de descanso mutuo. Te veré pronto, Flame. -Dicho esto y sin darle tiempo a responder o despedirse de ella, se marchó con paso calmado y el cabello blanco balanceándose a su espalda.

"Soy un imbécil, casi la pierdo a ella también", la mirada de terror que había cruzado su pálido rostro por un instante efímero se abrió paso en su mente. "Debo aprender a controlarme de una vez por todas o la próxima vez la perderé para siempre por estúpido y niñato"

De camino a casa Jack estuvo recapitulando lo ocurrido. Había estado a punto de echarse a llorar de rabia cuando él la había atravesado con la mirada. "Estaba realmente enfadado, pero ¿por qué me ha culpado a mí?; Qué más da ya. Mañana entreno de nuevo y no creo que tía Simone me lo ponga precisamente fácil después de haberme escaqueado hoy". 

Llegó a su Reino agotada física y emocionalmente. Su tía le abrió la puerta principal vestida con un camisón azul cobalto y el pelo recogido con rulos.

-Jack, cielo, ¿dónde has estado el resto de la mañana?- Jacqueline entró en casa y se detuvo en el hall.

-He ido a dar un paseo con Marshall y se nos ha pasado el tiempo volando. Siento llegar tan tarde.- Mintió, demasiado exhausta como para relatarle la ajetreada mañana que había tenido.

-No te preocupes por eso, corazón. ¿Quieres un chocolate frío antes de acostarte?

-¿Con nubes?- inquirió, interesada en la oferta.

-Cuatro, como siempre.- le guiñó un ojo.

-Te lo agradecería mucho, sí.

-Te lo prepararé en seguida, ven a la cocina en cuanto te hayas puesto el pijama.

-Claro.- con andares pesados anduvo el camino hasta su dormitorio, se deshizo de las botas y el vestido de punto y se ajustó los pantalones y el jerséi del pijama. Fue hacia la cocina del castillo casi como una autómata.

Simone estaba sentada en un taburete con una taza de chocolate frío en las manos. Se lo tendió en cuanto la vio entrar.

-Toma, te sentará bien beber algo.- le sonrió.

-Gracias, tía Simone.- cogió el recipiente y se subió en la encimera. Dio un sorbo y pescó con la boca una nube.- Delicioso, como siempre.- La pelea entre el Príncipe de fuego le había dejado un amargo sabor de boca y agradeció la dulzura de la bebida.

-Jack, cariño, ¿te ocurre algo? Tienes mal aspecto.

-Ha sido un día duro. Estoy agotada. Sólo necesito descansar.

-Jacqueline.- "Oh-oh...", pensó Jack, dando otro sorbo a su chocolate. Cada vez que su tía usaba su nombre completo, era algo gordo.- Me preocupa que no duermas lo suficiente. Últimamente estás siempre cansada y, aunque has progresado mucho en estas tres semanas de entrenamiento, me inquieta no saber dónde vas por las noches que te hace volver casi al alba.

-Visito a un amigo, eso es todo.

-¿Un amigo? ¿Qué clase de amigo? ¡OH MY GLOB!- exclamó de pronto, poniéndose en pie de un salto. Salvó la distancia que las separaba, se plantó frente a su sobrina y la miró, inquisidora.- No tendrás novio y no me lo has dicho, ¿verdad?

Jack casi se atragantó con la bebida.

-¡¿Qué?!

-Ya sabes, un novio. Arrumacos, citas, besitos y esas cosas.

-Te he entendido a la primera.- Dejó la taza a su lado.- ¿A qué viene esto?

-No has respondido, Jacqueline.- le dirigió una mirada pícara y alzó las cejas.- ¿Hay algún chico?- Por la mente de Jack pasaron imágenes difusas que la hicieron sonrojarse hasta la raíz del pelo. Su tía dio un salto de emoción.- ¡Así que sí hay un chico! ¡YAY! ¡Ya estoy viendo tu boda! Llevarás un fabuloso vestido azul y te peinaré como una verdadera princesa y a tu futuro marido le haré un traje a juego con-

-¡No!- la interrumpió de golpe. Su cara tenía un tono que oscilaba entre el rojo cereza y el rojo tomate.- ¡No hay novio! ¡Ni boda!- inspiró hondo antes de proseguir- No hay nadie, tía Simone. Es sólo un amigo.

-¡Ah! ¡Entonces es que hay más de un chico!- Jack creyó que el corazón se le saldría del pecho.- ¿Estás saliendo con dos chicos a la vez? ¿Y ellos lo saben? Vaya, eres toda una pillina, cariño...- Jack intentó replicar, pero su tía no paraba de hablar.- Aunque claro, si ellos te quieren, no hay problema. ¿Has hecho ya tu decisión sobre con cuál de ellos te quedarás? Es una elección difícil pero estoy segura que escogerás al mejor de ellos. Pero claro-

-Buenas noches, tía Simone. Gracias por el chocolate.- la interrumpió. Le dio dos besos y se marchó a dormir sin escuchar el cotorreo unilateral de Ice Queen.

Llegó a su habitación a grandes zancadas, con la cabeza dándole vueltas. "Demasiado que asimilar". Las indiscretas preguntas de su tía le recordaron el tema que más evitaba, el compromiso.

"Algún día heredaré este Reino. Tendré que casarme y formar una familia. Gobernar un territorio. Darle herederos a mi marido, criar a mis hijos y verlos crecer mientras mi esposo y yo envejecemos juntos; Demasiado para mí"
La sola idea de pasar su vida atada a un sitio sin poder salirse del patrón de la realeza le producía náuseas y fuertes dolores de cabeza.
"Claramente necesito descansar". Se lanzó sobre el colchón y dio vueltas en la cama hasta que consiguió conciliar el sueño casi al alba.



Se despertó algo aturdida y miró el reloj de la mesilla. Las 12. El Sol de mediodía brillaba en lo alto del cielo, colándose por el espacio entre las dos cortinas del balcón.
"Es imposible que sea tan tarde, hoy tenía entrenamiento"
A regañadientes, se levantó de la cama y encontró una nota en la puerta de su dormitorio.

Jack, cielo:
Estaré fuera hasta las cinco, hoy no habrá entrenamiento.
¡Descansa!
XOXOXO
Simone

"Woah. ¡Estupendo!"
Le entraron ganas de saltar por la habitación, pero el cansancio se lo impidió. "A descansar se ha dicho". Con parsimonia, fue a la cocina y desayunó zumo y una fruta fría, más tarde se tumbó en el sofá del salón y leyó hasta que su tía regresó flotando por la ventana.

-¡Jackie, cariño! ¡He vuelto!- llegó cargada de bolsas y las depositó a su lado.- ¿Qué tal la mañana? ¿Has descansado bien?

-Bien, ha sido muy relajante.- sonrió perezosamente y se estiró como una gata antes de levantarse y mirar con curiosidad las bolsas.- ¿Tía, has atracado una tienda?

-No ha hecho falta, me han entregado cuanto quería. Ha sido muy extraño.- Jack suspiró.- En fin, vamos a tu habitación, hay algo que quiero enseñarte.- La empujó hacia su dormitorio y abrió de golpe el armario.- He encontrado unos vestidos fabulosos que quiero que te pruebes.

-Tía, yo- intentó replicar.

-Toma.-la interrumpió y prácticamente se los estampó contra el pecho esbozando la más amplia de sus sonrisas.- Pruébatelos.

Fueron las dos horas más largas de su vida. Se probó todo tipo de vestidos. Largos, cortos, ajustados, anchos, sencillos, recargados y de toda la gama de colores.

-Creo que este era el último.- en ropa interior se sentó en la silla del escritorio.- ¿Esto era necesario?- dirigió la vista al reloj de su mesilla al igual que había hecho por la mañana. Sin pensarlo, se levantó y entró en la ducha. Se despojó de la ropa interior y se sumergió bajo el chorro de agua fría. En menos de cinco minutos estaba envuelta en una toalla y rebuscando algo en su armario.

-Jack, corazón, ¿qué buscas?

-Una cosa. Voy a salir esta noche también, con tu permiso, claro.

~Chuchelandia~


Los farolillos ya se habían encendido y la gente estaba paseando con tranquilidad por el espacio habilitado para la celebración.
Se arrebujó aún más en su bufanda de cuadros rosa oscuro. "Chuches, sí que hace frío..."

-Alteza, reclaman su presencia en el escenario.- Peppermint Maid le anunció.

-Por supuesto.- Con una expresión neutra subió los escalones y llegó a la plataforma que habían instalado.- Ciudadanos, bienvenidos todos al Festival anual de la Nieve, tan sólo desearos que disfrutéis del Festival tanto como podáis hoy y las noches próximas.- Entre la multitud divisó a Fionna y a Marshall. La humana lo saludó y el vampiro hizo una mueca a lo que Gumball correspondió con una sonrisa.- No olvidéis que a medianoche habrá un espectáculo de fuegos artificiales. ¡Divertíos!- entre aplausos descendió las escaleras. "No ha sido uno de tus mejores discursos, Bubba".

Iba a dirigirse al Castillo ya que no estaba de humor para celebraciones cuando alguien le posó una mano en el hombro.

-¿Ya te vas?- se volvió y se encontró con los ojos azul cristal de Jacqueline mirándolo alegremente.- Qué mal. Es mi primera vez en un festival y esperaba que algún Príncipe de chicle pudiera mostrarme el lugar. ¿Conoces alguno?- bromeó.

-Jack, ¿no tenías un compromiso esta noche?- se extrañó él.

-Digamos que cancelé mis planes para aceptar la interesante oferta que el encantador Príncipe Gumball me hizo ayer.

-¿De veras piensas que soy encantador?- murmuró, sonrojado.

-Además de divertido e inteligente, pero eso es otro tema- le guiñó un ojo y sonrió con calidez. Él bajó la mirada, azorado.

-Woah.- exclamó en cuanto reparó en el vestido que ella llevaba.- Estás deslumbrante.

El vestido morado que Gumball había mencionado el día anterior se ajustaba sobre su esbelta figura grácilmente. El corte era palabra de honor y se paraba bajo el pecho para dejar caer la tela en volantes hasta la mitad del muslo y la tela cubría sus brazos con las mangas largas que llegaban hasta la clavícula, dejando un escote de forma cuadrada. Llevaba el pelo recogido en una trenza que reposaba sobre la parte derecha de su pecho. Las medias blanco liláceo que llegaban hasta un poco más arriba de donde acababa el vestido estaban rematadas por unos zapatos planos morado claro.

-Bueno, dijiste que este vestido me haría ver guapa. Lamento decirte que la tela no hace milagros.- se encogió de hombros, risueña.

-No te hace falta el vestido para estar hermosa, Jack.- ambos se ruborizaron.

-¡Ah, estáis aquí!- gritó Marshall, acercándose a ellos acompañado de Fionna.

-Hola, chicos.- saludó la rubia, con un gesto de la mano.

-Glob, Bubba, ha sido un discurso pésimo.

-¡Marshall!- lo regañó la humana.- Deja de molestarlo, ¿no ves que están en una cita?

-¡¿Qué?! ¡N-no es una cita!- se apresuró a aclarar Gumball, colorado y nervioso. Jack también estaba muy roja.

-Pues para no serlo te has puesto muy rojo, Gumbutt.- le dirigió una sonrisa maliciosa al hombre de chicle.

-Déjalo estar, Marshall.- dijo Jack con voz cansina.

-Como sea.- en un fugaz movimiento cogió la corona de Gumball y salió flotando tras sacarle la lengua.

-¡En serio!- se quejó el Príncipe.- ¡Marshall Lee!- salió corriendo tras él, dejando atrás a las dos chicas.

-Lo siento, Jack. Creo que hemos arruinado tu cita.- le dirigió una mirada de disculpa.

-No te preocupes, de todos modos no era una cita-cita.- se encogió de hombros.

-La próxima seguro que lo será- le guiñó un ojo y Jack no pudo evitar que algo se revolviera nerviosamente en su interior.- Vamos tras ellos o no los alcanzaremos nunca.

-Hum.- asintió con la cabeza y, entre risas, ambas jóvenes echaron a correr tras el vampiro y su perseguidor a través de la avenida de las casetas.
¡Hola ^^!
Traigo el capítulo nueve un poco más tarde porque estuve de acampada el fin de semana y no he podido subirlo antes n.n
Espero que os haya gustado ^.^

¡That Jackie! ¡¡Heck yeahh!! Lo siento, me encanta lo claras que le deja las cosas *u* (ésa es mi chica, ay qué orgullosa estoy de ella *sniff*). Como sea, Jackie mola y ya ;P
Flame ya está algo celoso :iconjakejealousplz: (aunque no lo admita abiertamente, obvio, es demasiado orgulloso para admitirlo), pero tranquilos, volverá a ser el FP monoso que Jack conoce en cuanto se le bajen un poco los humos.
Gumball... es Gumball, al final sí va a tener la "cita" que le pidió a Jackie, aunque algo acompañado, claro ^^''
Marshall y Fionna en plan acople... sin comentarios sólo diré que tres son multitud y si uno de ellos es Marshall sobran dos XP

Espero que os haya gustado ^^ Gracias por leer y no olvidéis dejar un comentario n.n

Capítulo anterior >>>> fav.me/d6arzwm
Capítulo siguiente >>>> fav.me/d6db6tv

HDA © Pendelton Ward
Flame Prince, Fionna, Marshall Lee, Príncipe Gumball, Ice Queen... © Natasha Allegri
Jacqueline Frost (Princess Frost)© Yo
Add a Comment:
 
:iconquebrantador:
Quebrantador Featured By Owner Aug 5, 2013
"Si me conoces, querrás compartirme. Pero si me compartes, desapareceré. ¿Qué soy?
Reply
:iconshinywings1:
ShinyWings1 Featured By Owner Aug 6, 2013  Hobbyist Writer
Un secreto, por supuesto ^^
Reply
:iconquebrantador:
Quebrantador Featured By Owner Aug 7, 2013
Debiste haber hecho trampa, ¿no buscaste los spoiler en la Internet verdad?, pero no importa, El Acertijo siempre es el mejor.

"Cuanto más halla, menos verás, ¿que soy?."
Reply
:iconshinywings1:
ShinyWings1 Featured By Owner Aug 7, 2013  Hobbyist Writer
¿Oscuridad?
Reply
:iconquebrantador:
Quebrantador Featured By Owner Aug 7, 2013
Bien hecho, lo lograste. Haciendo trampa, por supuesto. Este seguro que no lo resuelves.

"Tengo cabeza y cola, pero jamás piernas". ¿Que soy?
Reply
:iconalisonpoket:
alisonpoket Featured By Owner Aug 4, 2013
amo tu OC es genial, es taaan genial.
El principe flama, aaww se paso un poco, pero lo sigo amando, mi principe 
Love 
Reply
:iconshinywings1:
ShinyWings1 Featured By Owner Aug 5, 2013  Hobbyist Writer
Aish, gracias QwQ
Normal, es que es imposible no quererlo :3
Reply
:iconalisonpoket:
alisonpoket Featured By Owner Aug 5, 2013
jejeje cierto :3
Reply
:iconcopotriopa:
copotriopa Featured By Owner Aug 4, 2013
cjkdbvcjda,vdamvnn,sjjnfd,vn,ms dm nmvn,jsdbjvkjdsk  mori con  lo de: Gumball... es Gumball, al final sí va a tener la "cita" que le pidió a Jackie, aunque algo acompañado, claro ^^''
Marshall y Fionna en plan acople... sin comentarios sólo diré que tres son multitud y si uno de ellos es Marshall sobran dos XP
Reply
:iconshinywings1:
ShinyWings1 Featured By Owner Aug 4, 2013  Hobbyist Writer
jajaja gracias ^^
Reply
Add a Comment: